Zara apuesta por nuevas formas digitales en sus tiendas

En época navideña las visitas a tiendas de moda son algo casi obligatorio. Las principales firmas han trabajado gran parte del año para capturar nuestra atención y se juegan un momento importante en estas fechas.

Si nos vamos a uno de los referentes, nos encontramos con que Zara, además de sus tradicionales paneles LED a final de tienda en zona de caja (aquí la referencia que más me ha sorprendido ha sido la de Uniqlo), incorpora nuevas formas que se mezclan con el mobiliario o pueden jugar a doble cara en el aire.

Por un lado las pantallas stretch, que suponen una forma inusual e innovadora de introducirse en la tienda, formando parte del mobiliario. Aquí la apuesta sin embargo parece centrada en el "shape is king", ya que en el terreno de los contenidos la apuesta sigue siendo fotográfica y así cuesta captar y retener la atención más allá de la sensación inicial.




Por otro lado, con las pantallas OLED introducen nuevos puntos de comunicación en el aire, jugando con sus posibilidades a doble cara. Aquí no es tanto la forma, como las posibilidades de este material con un monitor que parece flotar. El contenido sigue los pasos ya mencionados antes, en lo que parece más una prueba de concepto digital que un interés real en explotar las posibilidades del digital signage.





Siempre es interesante que las firmas de moda nos sigan sorprendiendo y apostando por innovar en la tienda. Generalmente son las que producen las mejores experiencias y se lanzan a probar nuevos conceptos en los que el digital signage juega cada vez un papel más importante. El último paso sería explotar todas sus posibilidades, no sólo el primer impacto tecnológico.