Experiencia digital para un público ausente en la tienda Microsoft

Entrar en una tienda Microsoft te obliga automáticamente a prestar atención al gran despliegue digital con el que la compañía ha "empapelado" el espacio. Enormes videowalls con contenidos a medida recorren la tienda de punta a punta, e incluso un gran videowall central nos cuenta las "maravillas" de sus productos animándonos a interactuar con la Xbox.


Una puesta en escena digna de felicitación, desde el punto de vista de la integración digital en la tienda. Y, sin embargo, ¡estaba vacía! Apenas había clientes visitando la tienda Microsoft. En cambio a su lado, con una apuesta visual más simple, la de Apple no tenía espacio para más clientes.

El digital signage te ayuda a contar la historia, impulsa incluso tu posicionamiento tecnológico y digital. Pero necesita una estrategia sólida que muchas veces empieza en el producto y en su relación con el público.