Comercio conectado, la digitalización de la tienda física

En el último estudio de Nielsen, Global E-Commerce and The New Retail Survey, se adelantan interesantes perspectivas para el cambio digital de la tienda física. Al igual que sucedió en otras industrias como los libros o la música (salvando las distancias), los comercios empezarán una nueva era en la que deben abordar también su proceso de digitalización.

Este proceso, frente a lo que se viene defendiendo los últimos 10 años, no consiste tan sólo en tener una estrategia online. La demanda de "online options" por parte del público y su expectativa de uso queda patente en el estudio de Nielsen. Nos invitan a pensar en una tienda que envía ofertas personalizadas, agiliza el proceso de la compra o permite pagar sin sacar la cartera. Un comercio conectado que realmente signifique omnichannel.

Al fin y al cabo, no hay un consumidor online y otro offline. Ni compra todo en uno u otro canal. El camino está en desdibujar esas líneas que dividen lo digital y lo físico, a través de tecnologías que satisfagan las demandas del cliente. Una parte de esto se hará online, pero posteriormente en el espacio físico debemos tener los mismos servicios y oportunidades que nuestro público valora como positivos en nuestro canal online. Aquí el digital signage tiene mucho que ofrecer, un soporte digital que en el espacio físico es capaz de reproducir estrategias y beneficios online, de agilizar las compras y, al mismo tiempo, envolver en la experiencia de la marca gracias a contenidos audiovisuales que refuerzan la historia.

Cuando abordemos alguna de estas estrategias, más que en el cómo (que se entiende que lo analizaremos adecuadamente), tenemos que centrarnos en qué le vamos a decir.