El digital signage y la política pueden caer en la corrupción

Cuesta mucho conseguir un proyecto. Cuesta mucho mantenerlo. En digital signage cuesta mucho incluso que las cosas se hagan de forma profesional, con soluciones bien integradas, pensadas para el medio, con una estrategia y un contenido acorde. Pero al final, se busca el "pelotazo"; un pelotazo de dos tipos. El del gran proyecto que nos haga ricos (que no existe; menos pobres si, profesionales del medio, pero no ricos), y el del "pelotazo político", o más bien lo podemos llamar corrupción.

En esto último los partidos políticos en España ya han dejado casos que nos pueden llevar a la risa. Si el proyecto lo crea el de la izquierda, la derecha le critica, y viceversa. Al final, se termina haciendo un uso político que no convence a nadie; pero menos aún a los que intentamos dedicarnos a este medio como profesión, que no nos vale cualquier estrategia, contenido ni pantalla.

El caso de España lo encontramos también en Chile, en México, en Colombia o en Argentina, por citar algunos. Y en este último, esta noticia que trae el diario La Nación es realmente preocupante: Una empresa de digital signage, sin experiencia ni oficio, se adjudica contratos por 22 millones (el reportaje del diario es realmente detallado sobre el caso). Cada uno que juzgue por si mismo, pero a lo que en realidad te animo es a crear proyectos con el cliente como centro, pensando en el retorno de inversión, y que entres en una nueva era para el digital signage; aquella donde lo importante es la atención del público a las pantallas. Y ya llegará la interacción. Involúcrate en el sector; no pases por él de puntillas. Para eso ya están los del pelotazo.