Barneys apuesta también por escaparates que crean una experiencia digital "de lujo" en Nueva York

El Empire State será testigo de lo último en tecnología de display, plasmada en una experiencia espectacular y totalmente inmersiva al servicio de cuantos visiten estas Navidades la sede principal de los grandes almacenes Barneys de Manhattan. Una vez más, Barneys busca revitalizar la experiencia familiar de comprar en un entorno «físico y real». Para ello, valiéndose de tecnologías visuales han creado unos escaparates mágicos y una galería en el interior de los grandes almacenes. Inspirándose en el icono musical Shawn «JAY Z» Carter, la artista visual Joanie Lermercier y el director creativo de Barneys, Dennis Freedman, han creado “A New York Holiday”, una serie de singulares escaparates asomados a la Madison Avenue y una galería de tienda interactiva, fruto de la última generación de tecnologías digitales de display de Christie.


Tras su estreno el 20 de noviembre, los beneficios de «A New York Holiday» se destinarán a la Shawn Carter Foundation, una entidad benéfica que concede becas a estudiantes con dificultades socioeconómicas que hayan acabado la secundaria. En el trabajo con la artista Joanie Lemercier y Shawn «JAY Z» Carter, Barneys ha empleado una amplia gama de tecnología de display de que incluye proyectores, Christie MicroTiles y monitores de panel plano.

En palabras de Dennis Feedman, director creativo de Barneys New York, "nuestros escaparates navideños, que ya el pasado año fueron acogidos entusiásticamente por clientes y diseñadores, se han hecho célebres por su innovador uso de una narrativa inmersiva e interactiva que se expresa mediante una tecnología de vanguardia y actúa como un imán para atraer al público a nuestros almacenes". 

Vemos de nuevo cómo el storytelling resulta cruzar para enganchar al público desde el escaparate y traspasar las propuestas comerciales que inundan los puntos de venta. El digital signage debe sorprender desde la espectacularidad y profesionalidad del soporte, hasta desde el punto de vista artístico y narrativo del contenido. O creamos proyectos que vayan de la mano con estos dos valores, o seguiremos creando paisajes de pantallas que pierden su eficacia después del primer impacto.

Falta preguntar aquí si existe una unión on-off de estrategias o se queda en un off que emplea soportes digitales en busca de sorpresa e historia.