En digital signage comunicación es eficacia

Buscamos que el digital signage sea un medio de comunicación. Pero realmente será relevante cuando consiga una conexión, un diálogo. Para ello tiene que estar dotado desde su concepción (desde la estrategia) de una búsqueda de la respuesta del público. Conocer qué quiere y cómo reacciona a lo que emitimos. Hasta aquí nada nuevo, palabrería que usamos en el sector para remarcar que nos preocupa la estrategia, pero cuando bajamos al detalle de los canales de digital signage implantados hay cuestiones que no tienen ni piés ni cabeza. Empezando por ejemplo por lo más importante: no fijamos indicadores que nos ayuden a medir la eficacia. Sólo así podremos saber si hay conversión; es decir, atención, participación o engagement. Porque quizá el número de impactos ya resulta insuficiente y necesitamos ir un paso más allá para poder hablar de eficacia. En definitiva, comunicación es eficacia, aunque a veces confundamos los términos.

Medir está en la base de un medio digital. Aunque suena repetitivo, "lo que no se mide no existe; no puede ser gestionado". Debemos introducir diferentes indicadores que nos permitan hacer del digital signage un medio que evoluciona y mejora. Y no estoy hablando sólo de aumentar las ventas; la rentabilidad la doy por supuesta.