Convierte el digital signage en una invitación a actuar y a comprometerse con la marca

Nadie duda de la influencia de la publicidad al mismo tiempo que todos la ponen en duda. Encontramos contradicciones en cada análisis, tanto en medios digitales como en los tradicionales, y esto al final acaba llegando a los anunciantes, que miden al milímetro el alcance de sus campañas.

En digital signage estamos adoptando la estrategia de sustituir el papel por pantallas, y los contenidos estáticos por animaciones más o menos resultonas. Y nos quedamos tan anchos. Como si un efecto, un brillo, o un precio que se mueve tuviesen una fuerza magnética sobre el consumidor, cuando ya no se considera a sí mismo ni siquiera consumidor, sino protagonista.


Esta concepción del público ("protagonista") nos obliga a personalizar y a contar historias en las que se quiera involucrar. En esta línea, las ideas que nos aporta Humankind, escrito por dos grandes cabezas surgidas de Leo Burnett como son Tom Bernardin y Mark Tutssel, nos animan a centrarnos en el comportamiento humano, comprenderlo y saber cómo quiere que las marcas se relacionen con él. Esto tiene una influencia directa con el digital signage; por si no te has dado cuenta debemos animar a actuar, mover a la acción, y podemos involucrar al público con la marca, algo que hemos visto en algunas acciones cross media digital, y en lo que algunas marcas se convierten en especialistas... ¿qué pasa entonces con el resto de campañas? ¿qué influencia tiene la emisión repetitiva de un bucle de contenidos en pantallas de digital signage?

"Humandkind doesn´t interrupt people, it involves them"