Emporio Armani nos presenta un nuevo concepto de tienda digital en el punto de venta


Emporio Armani ha entrado nuevamente con fuerza en España a través de su tienda de referencia en Paseo de Gracia, Barcelona. La firma de moda había mantenido la expectación de su reapertura a través de los medios, y especialmente a través de una enorme lona que servía de "foto de recuerdo" para los turistas que se amontonan en Plaza Cataluña. El impacto de este soporte movía directamente a la tienda, en un entorno donde la competencia es alta, y donde Armani ha desembarcado con un nuevo modelo.


En este artículo reflejo especialmente la apuesta por el digital signage a través de diferentes formatos que hacen de esta tienda un espacio inteligente. La fachada es el principal reclamo, donde se diferencia la colección para mujeres y para hombres, y se refuerza especialmente con dos pantallas de LED, en los que podemos disfrutar de contenidos de la colección (especialmente desfiles; algo un poco manido, pero que las firmas de moda se empeñan en seguir empleando sin adaptar al punto de venta). El escaparate nos ofrece también un interesante soporte compuesto por dos pantallas digitales en las que aparecen diferentes escenografías que juegan también con la colección expuesta, en una clara unión entre los aspectos físicos y digitales.

El interior de la tienda refuerza también la apuesta por crear impactos audiovisuales, ya que Armani ha apostado por otras pantallas de LED estratégicamente situadas (desde mi punto de vista oportunas para exterior, pero buscaría mayor definición en interiores), y unos novedosos directorios digitales que en todo momento nos informan sobre lo que podemos encontrar en diferentes plantas. Confío en que además le den alguna función adicional y busquen la interactividad con el visitante. De todas formas, el nuevo concepto de Emporio Armani ha quedado claro, su apuesta por la experiencia digital es evidente, y tenemos una nueva referencia en el digital signage aplicado de forma correcta a los diferentes entornos y momentos que vive el consumidor durante la compra.

La competencia digital en fashion retail continua su escalada. Estoy seguro de que estas iniciativas contribuyen a implantar adecuadamente el digital signage de forma profesional y con un enfoque cada vez mayor al consumidor, lejos del monólogo de las marcas y las implantaciones que no funcionan.