Colombia prohíbe la publicidad exterior digital mientras otros países avanzan

El gobierno colombiano ha decido prohibir la publicidad exterior digital en grandes avenidas de Bogotá. Esto supone la imposibilidad de instalar pantallas de gran formato y grandes valla de LED en las avenidas de la ciudad, y al mismo tiempo afecta a las 6 vallas de LED que están en funcionamiento en la actualidad (entre ellas una parece ser del ayuntamiento).

Esta decisión reabre el debate de algunos foros que consideran peligrosa la publicidad dinámica en la vía pública. Debate que no tiene un fundamento sólido y que prohíbe la evolución lógica del papel. Los estudios realizados en grandes avenidas y carreteras de Estados Unidos no encontraron motivos de peligro para los conductores ni que hubiese despistes por las vallas digitales. Se determinaron algunas normativas de distancia de emisión, así como unos limites en los dinamismos del contenido; todo dentro de una lógica de funcionamiento para el digital exterior. Reino Unido también crece en numero de soportes digitales out of home, en los que incluso hemos vivido algunas de las principales campañas que integran las redes sociales en directo.

En España el exterior digital ha comenzado tímidamente con las grandes vallas LED de Cemusa, Dynadsis o AnimoTV, así como el recorrido en las ramblas, también de Cemusa. Las normativas también bloquearon en un inicio algunos proyectos, pero la lógica se ha impuesto y se facilitan algunos permisos como el de las pantallas de los cines Callao en Madrid, que esperemos se extienda a otras zonas y barrios de las ciudades, ofreciendo a España la posibilidad de disponer de emplazamientos clave como Times Square o Picadilly. Seguro que las esperanzas puestas en el turismo permiten alguna implementación de grandes dimensiones.

Confio en que los gobiernos puedan legislar en favor de un medio que forma parte de la revolución iniciada por Internet y mejora las posibilidades de contenidos y segmentación, aportando incluso a las ciudades un valor diferencial. Espero que Colombia vea brillar sus pantallas nuevamente, y entienda que es positivo también para la comunicación de las administraciones.

Más datos en www.eltiempo.com