Pruébate un Tissot. Un escaparate interactivo que te acerca a la marca y, si te gusta, entras

Imagen en relojesdeluxe.com
Con Tissot ya no es necesario que entres en la tienda para probarte uno de sus relojes. Desde el propio escaparate puedes interactuar con la marca y seleccionar los relojes que te quieres probar. A través de un sistema interactivo se reconoce al usuario y se proyectan imágenes en las que se prueba el tipo de reloj seleccionado (realidad aumentada).
De esta forma, la marca traslada su experiencia a la calle, en uno de los escaparates de El Corte Inglés de Preciado, en Madrid. Este sistema, que ya ha recorrido algunas de sus tiendas en Europa, desembarca en España para dialogar con los usuarios y, sin duda, recoger información relevante de las sensaciones que provoca en sus potenciales clientes.
Esta experiencia virtual funciona a través de una pulsera de papel que el cliente se pone y al acercarla a la cámara de la pantalla le permite disfrutar de la experiencia de llevar un Tissot. Los que se queden con ganas de descubrir la realidad de la marca entrarán a comprarlo mucho más decididos y acceden al producto en tan sólo dos pasos. Al mismo tiempo, para los más tímidos y para aumentar el tráfico (en este caso online), Tissot pone la aplicación a disposición del público en Internet.
El digital signage es un motor de experiencias. Si el contenido y las aplicaciones se han coordinado con creatividad podemos conseguir una repercusión en la calle que amplía el mensaje y el esfuerzo comercial de las marcas. El diálogo unidireccional del anunciante a través de las pantallas instore y out of home quedará relegado tan sólo a lugares donde la interactividad  resulte innecesaria.