The Economist pronostica una época dorada para la publicidad exterior y su conversión digital

The Economist _ Estudio MagnaGlobal
The Economist considera que el futuro de la publicidad exterior tiene buenas perspectivas, especialmente gracias a su digitalización. En su artículo de la semana pasada, se hacen eco del estudio de Magna Global, que prevé un crecimiento del 8,3% en la inversión en publicidad exterior mundial para 2011. 


El gasto en publicidad exterior digital se duplicará en los próximos cinco años, continua el estudio, por lo que esta década convertirá prácticamente todos los soportes en digitales, afirman desde Clear Channel. De todas formas, esta conversión digital comenzará por lugares como estaciones, aeropuertos y entornos controlados de altas afluencias; tardando un poco más en desarrollarse en ambientes con posibilidad de vandalismo, según JCDecaux. Los siguientes párrafos se detienen a analizar la pelea de liderazgo entre estas dos compañías citadas, aunque no me parece una cuestión clave en este artículo, especialmente viendo lo que están desarrollando en España.


Sí parece relevante hablar sobre los dos conceptos destacados: "gladvertising" y "sadvertising". The Economist habla sobre los sistemas de reconocimiento facial, que permiten optimizar la planificación publicitaria en publicidad exterior, gracias a disponer de más datos sobre el público que ayuden a saber las reacciones del consumidor ante determinados mensajes. 


En este punto es importante hacer hincapié en la necesidad de estudiar y conocer adecuadamente la audiencia en digital signage; un medio que desde el inicio puede crecer con las bases de la medición sólidas, en lugar de caer en errores como los de Internet en sus primeros años. Esta medición no debe centrarse sólo en el número de público impactado, sino en la búsqueda de algunas variables relevantes de la audiencia de estos soportes y en una labor de analítica adecuada para interpretar y conocer la forma adecuada de entregar los mensajes de la marca al consumidor.

Es interesante el acercamiento de The Economist al futuro de la publicidad exterior, la oportunidad dorada que atraviesa un medio cercano al consumidor y al producto, así como la evolución digital que experimentaremos durante esta década. Esto acaba de empezar.