De la interrupción al engagement en digital signage. Es el momento de dialogar y retener.

En un mercado gobernado por el consumidor, las acciones de marketing parecen más complejas, cuando en realidad lo que ha cambiado es el centro: Audience is King.
Nos encontramos en una fase del digital signage en el que los contenidos se centran en "interrumpir" al público con mensajes que la marca quiere transmitir, pero que quizá el consumidor no está dispuesto a recibir. ¿Cuál es el error? Nuevamente la falta de estrategia y no partir de que es al consumidor al que tenemos que acudir y entender para saber cómo quiere que las marcas inicien su diálogo.
Es evidente que el digital signage tiene un alto componente publicitario (digital out of home), y también un componente corporativo (digital instore). En ambos campos las marcas deben encontrar la forma de comunicarse de forma adecuada y cercana, sin caer en la continua interrupción que se convierte en paisaje de pantallas digitales con contenidos más o menos coloridos.
Nos toca trabajar estrategias de customer engagement en todos los ámbitos, exterior e interior, y abordar el contenido digital publicitario con otras perspectivas y formatos que el consumidor perciba como servicio, no como mera comunicación comercial. Si aportamos valor, el cliente se convierte en medio y difusión de la marca (crowdsourcing).