De la comunicación de masas a la personalización del mensaje a través del digital signage

El nuevo marketing digital sigue transformando la forma en que las marcas planifican sus estrategias publicitarias. La comunicación de masas desciende a pasos agigantados, ya que requiere una inversión mucho mayor y no consigue la misma efectividad que antaño.
El consumidor, consciente de su papel protagonista, exige propuestas personalizadas y dialogadas, lo que le lleva a utilizar los medios a su antojo, y a relacionarse con marcas que dicen algo a su estilo de vida. Y en este contexto las marcas siguen teniendo mucho que decir, y necesitan más imaginación para conseguirlo.
La aceptación de las redes sociales por parte de los departamentos de marketing parece obvia y sigue teniendo buena acogida. De todas formas, esto no está fomentando este diálogo, ya que en mente todavía tenemos estrategias de masas, en lugar de estrategias de amistad con el consumidor, de compañía.
Por otro lado, el contexto en el que se emiten los mensajes se vuelve más importante que nunca, obligando a las marcas a adaptar y enfocar sus mensajes no sólo en función del público, sino también en función del lugar en el que lo recibe, por tanto en el medio con el que se quiere comunicar. El digital signage permite comunicación personalizada, adaptada y actualizada en diferentes entornos y a diferentes públicos. Es un medio con posibilidades de flexibilidad y personalización, y digo "posibilidades" porque realmente no nos lo estamos tomando en serio, sino que seguimos viéndolo como un medio de comunicación de masas.
Si queremos vínculos, participación del público, debemos hablarles con interactividad, con bidireccionalidad y de forma personalizada. ¿Estás enfocando tus redes de digital signage a la comunicación con el consumidor o a la comunicación de masas?