Roberto Verino "busca" la experiencia digital en fashion retail

Las firmas de moda tienen desembarcos dispares en los medios digitales, especialmente cuando se trata de comunicarse con el público en las tiendas. Tenemos claros ejemplos como el de Burberry (crossmedia participativo), Pepe Jeans, Desigual, Versace (gran formato) y, desde mi punto de vista uno de los más completos, Custo Barcelona.
El resto de firmas se acercan tímidamente a través de pantallas de escaso interés para el público en las que tan sólo podemos ver desfiles de la colección que forman parte del "paisaje" de la tienda. En el caso que analizo en este post, Roberto Verino apuesta por soportes personalizados que guardan la estética de la firma e incluso innovan en el formato de emisión. La integración en escaparate e interior parece por tanto bien analizada y buscada, lejos de las instalaciones en las que apreciamos el nombre de los fabricantes de pantallas, que evidentemente no es el posicionamiento deseado para una firma de moda en retail.
Los contenidos sin embargo no acompañan con un enfoque participativo en retail. O lo que es lo mismo, no estamos aprovechando las pantallas para cautivar al público, transmitir valores de marca, animarle a la acción o participación y conseguir interactividad por su parte. Tan sólo un juego de imágenes que refuerzan los productos expuestos y amplian la colección, pero todavía lejos de aportar un motivo al consumidor que merezca su atención y confianza.
Vuelvo por tanto a insistir en que el digital signage en fashion retail no es una mera cuestión de pantallas: El cuidadoso diseño de interiores y escaparates de la gran mayoría de tiendas de moda es inversamente proporcional a los displays digitales que utilizan. Incapaz de conectar con los consumidores.