Maybelline y Marie Claire sorprenden con nueva estrategia digital en su Pop-up Store (Covent Garden)


La revista Marie Claire y Maybelline se asocian para crear una campaña efímera pero que busca dejar poso combinando: Maybelline Pop-up Store: revista, retail, social media y digital signage. La estrategia consiste principalmente en crear una pop-up store, tiendas efímeras que se mantienen abiertas tan sólo 10 días (según campaña) o que pueden ser itinerantes, como sucede también con algunos restaurantes.
La tienda pop-up de Maybelline se ha abierto en Covent Garden (London) para promocionar diferentes productos de la marca y ofrecer una nueva experiencia al público, que puede convertirse prácticamente en modelo. El abanico de medios desarrollado es sensacional, la tienda tiene una imagen cuidada y atractiva, combinando incluso elementos de digital signage (aunque sea algo efímero el digital signage puede adaptarse a todo tipo de entornos y temporalidades, basta con ideas creativas para que sea eficaz).
La campaña tiene un fuerte componente crossmedia digital, ya que el público que adquiera la revista y lo comente en Twitter puede obtener premios al instante en productos Maybelline. Además, una vez que los profesionales de la marca te hayan maquillado, un fotógrafo profesional te retratará para publicar en Facebook las mejores imágenes para que las compartas con tus amigos.
Creo que las conclusiones que podemos adoptar son claras...
  • Excelente boca-oreja con el concepto del pop-up store y expectación en la calle
  • Repercusión en la calle a través de su apuesta por tienda propia (retail)
  • Experiencia en el interior de la tienda a través de las actividades organizadas y el digital signage
  • Repercusión online a través de Twitter para la difusión de la actividad, noticias y relación con la marca
  • Viral online y participación a través de Facebook, con imágenes para la posteridad que refuerzan la presencia de la marca
  • Presencia en la revista impresa Marie Claire y mayor tráfico online

Ahora tan sólo les falta que continúen el diálogo más allá de esta "pop-up experience", creando realmente una conexión bidireccional con los consumidores. Un paso clave para las marcas que hará que sus consumidores les vean como compañeras de viaje. Con buenos contenidos es posible.