Muppis con sonido... pero que sólo evocan un 20% de los momentos de marca

Al leer la noticia en BrandLife sobre los "Mupis con sonido de playa" dejé volar la imaginación. Un muppi con contenidos digitales atractivo y con posibilidad de inserción de sonido para invitarte a disfrutar de la playa, las vacaciones, desconectar...
Mis expectativas iniciales se cumplieron tan sólo en un 20%. Se trata simplemente de muppis en los que puedes enchufar tus auriculares para escuchar el sonido de la playa. Es un muppi estático, con poco o ningún contenido emocional que haga volar nuestra imaginación (podamos escucharlo o no) y nos transporte a las playas en las que deseamos pasar al menos un rato cada día.
La publicidad exterior, que cuenta con grandes dosis de creatividad en determinadas campañas, necesita contar historias para que los anunciantes sigan apostando por un medio efectivo. En esta campaña dejan escapar el 80% del engagement simplemente por no apostar por carteles digitales que mantengan la atención y la imaginación del público.
La revolución digital va a su ritmo en exterior, también propiciado por los intereses estáticos de los comercializadores de espacios, pero es necesario dar ese salto que las marcas necesitan para conectar con el público sin ser meras playas plagadas de caracolas. Las marcas quieren ser esa playa en la que descansas, el sol está radiante, te echas un poco de Nivea, tomas un Calippo y una cerveza bien fresca antes de darte el último chapuzón. ¿No son momentos evocadores en los que las marcas pueden jugar un papel interesante?