Ayudar a las marcas a convertirse en Lovemarks a través del digital signage colaborativo

Las marcas se encuentran en un momento de búsqueda de nuevos medios y nuevas estrategias que debemos aprovechar. Se lanzan a acciones de street marketing, Internet y redes sociales, mobile e incluso a acciones espectaculares en puntos de venta. En la gran mayoría de estas campañas comunican de forma estática con sus consumidores, aunque en realidad tratan de transmitir una filosofía, una historia (storytelling) y una identidad de marca por la que sentirse atraído.
La posibilidad de transmitir emociones y contar historias al mismo tiempo tan sólo es posible utilizando medios audiovisuales. Es cierto que la comunicación estática es necesaria y consigue un impacto interesante dentro de la comunicación visual instore, pero realmente las marcas pueden conectar emocionalmente cuando exponen estilos de vida, valores y aspiraciones que conecten con un determinado público.
Sin ir más lejos, me ha sorprendido la campaña de Bombay Sapphire en los escaparates de las tiendas más chic de Madrid y Barcelona. Se posicionan dentro de los lugares frecuentados por su público objetivo y de esta forma le acompañan en momentos en los que la marca no estaba presente. Estratégicamente me parece muy acertado; pero considero además que si esas tiendas chic ofreciesen a Bombay la posibilidad de comunicar a través de soportes digitales e interactivos, sin ninguna duda la marca hubiese apostado por ello. Determinadas marcas que se dirigen a un público selecto, aunque todos aspiren a ellas, tienen una oportunidad de compartir contenido y transmitir estilos de vida que creen canales de "digital signage chic" con contenidos realmente interesantes y adaptados al entorno y público objetivo.
Las marcas aspiran a convertirse en Lovemarks desde diferentes posicionamientos. Si tienen la posibilidad de acompañar a su público durante el día, en las actividades y lugares que frecuenta, aumentan sus posibilidades de formar parte de ese estilo de vida de sus potenciales consumidores. Algo que ya está más depurado en Internet, donde el análisis de los comportamientos online permite a las marcas estar presentes en las páginas y redes donde su target se da cita. Tenemos un interesante camino por recorrer, creando estrategias cruzadas entre redes y canales de digital signage que nos lleven a un digital signage colaborativo, donde marcas y retailers comparten contenido dirigidos a mejorar su relación e interés con la audiencia. No nos olvidemos que Audience is King...y que debemos analizar su comportamiento.