La delgada línea roja en el digital signage

En el digital signage podemos percibir con claridad ese momento clave, la delgada línea roja que se observa en el momento de la compra. Es en ese momento de decisión clave cuando una palabra, un recuerdo, una pequeña historia puede cambiar nuestra decisión de consumo.
Es efectivo el digital signage detrás del mostrador de caja? Se trata de una de las ubicaciones mas comunes, pero generalmente no nos hemos parado a analizar sus beneficios o inconvenientes para el proceso de compra que se esta produciendo. Del mismo modo, el objetivo de los contenidos puede variar y trabajarse correctamente en función de la fase en que se encuentra el consumidor.
El digital signage tras el mostrador de caja cumple una función de entretenimiento en el publico, reduce la percepción de espera hasta que es atendido y, principalmente, nos permite fidelizar al consumidor para conseguir el compromiso de una nueva visita. Esta ultima función es, sin duda, el objetivo clave que debe ser trabajado en este tipo de implantaciones. Surge probablemente la pregunta: cómo fidelizo al consumidor y obtengo ese compromiso?
La cuestión no es sencilla; trasciende las meras funciones del digital signage y entra en el terreno de la marca. Debemos ser capaces de contar historias, de emocionar. Si aplicamos el storytelling al digital signage conseguiremos valores que impliquen al consumidor con el producto o la marca. El público se mueve por mensajes emocionales que guardan también alguna cuestión racional que le ayuda a decidir. Si en el momento crucial de la compra somos capaces de que vean nuestro producto como una marca que camina a su lado, el compromiso de compra futura está garantizado.
Se trata de utilizar la creatividad y la capacidad audiovisual para contar historias adaptadas al digital signage y, de esta forma, cruzaremos la delgada línea roja.