Digital signage tecnológico y digital signage comunicativo


Después de analizar muchos proyectos de digital signage a nivel nacional e internacional (aunque nunca son suficientes) te das cuenta de que las ideas están en la calle, de que trabajas en un sector en el que necesitas estar al día y vivir gran parte de tu tiempo donde está el público potencial del medio que trabajas. La calle es nuestra fuente de ideas, porque en ella nos encontramos con personas que, una a una, pueden transmitir necesidades concretas que nuestros desarrollos digitales pueden cubrir.
Llegados a este punto me ha surgido una reflexión que considero necesaria en el sector del digital signage. Se trata de aprender a diferenciar entre el digital signage tecnológico y el digital signage comunicativo. Diferenciarlo es simple, ya que el primero se mira, básicamente, el ombligo. Se trata de implantaciones tecnológicas que funcionan y que consideramos digital signage, pero que no están obligadas a cumplir su función comunicativa de forma efectiva. Es decir, podemos encuadrar aquí la gran mayoría de proyectos que se han visto hasta ahora implantados en España. Algunas de sus características más llamativas son:
  • Instalación alejada de las posibilidades de correcta visualización
  • Contenidos de escaso interés para el público
  • Falta de adaptación de contenidos y soportes a un entorno de emisión dinámico
  • Incapacidad para establecer vínculos comunicativos con su audiencia e imposibilidad de interacción

En el otro lado de la balanza nos podemos encontrar con el digital signage comunicativo. Aquellos proyectos o canales que buscan alcanzar a un público determinado, adaptando los contenidos a un ritmo y un entorno y buscando siempre la respuesta del público para seguir evolucionando. Se trata de canales creados para cumplir su función comunicativa, que no es otra que cumplir las expectativas del público y superarlas. No se trata de que el promotor del canal lance solamente la información que a él le apetece, sino aquella que el público está dispuesta a recibir y que le animará a actuar en beneficio de ese cliente o promotor de canal.
No es sencillo desarrollar digital signage comunicativo, pero sí es la forma de implantar el digital signage como medio a largo plazo. El resto serán implantaciones tecnológicas.