De escaparates que venden a... ¡escaparates en venta!

A todos nos fascina un buen escaparate, es un gancho, una llamada a entrar en la tienda, una promesa. A este tipo de escaparates, que tienen un "toque" diferente, les hemos llamado escaparates que venden en anteriores post. Y ahora me encuentro con una iniciativa interesante de "escaparates en venta".

Se trata, como era de esperar, de una de las marcas de Inditex: Pull&Bear. Como podrás ver en las imágenes adjuntas nos encontramos ante una recreación bastante curiosa. Una mezcla de presente, pasado y futuro recreado con maniquíes y cartón. Evidentemente sería mucho más atractivo si las "máquinas" fueran reales y dinámicas. Y sobre todo si el maniquí llevase una pantalla de verdad en la cabeza, ya que la escenografía actual resulta un tanto "cutre".

Por defecto profesional (a veces incontrolable) y con mucha curiosidad me acerqué para ver detenidamente los detalles y pormenores del escaparate. Lo apreciarás mejor en la siguiente fotografía: EL ESCAPARATE ESTÁ EN VENTA!

Pero detengámonos en los detalles, porque hay más...
  1. Escaparate en venta: "Vendemos la decoración de este escaparate". La pantalla de TFT a 99 euros... ¿porqué venden una pantalla de verdad y no han situado una real, que hable de la promoción en el maniquí? ¿Se dedica Inditex a la venta de electrodomésticos? Venden las cortinas, reproductores de DVD, las máquinas de cartón...
  2. Recreación interactiva sin interactividad. Una imagen (también en cartón) de un móvil Samsung anima a seguir a Pull&Bear desde tu móvil. Se trata del Pull&Bear World Project (un concurso interesante, bien plasmado en Youtube, donde animaban a enviar propuestas nuevas y creativas), que a la vez publicita el propio móvil Samsung, así como la forma de conseguirlo: en Movistar.
  3. El punto anterior siembra cierta duda... ¿están alquilando espacio en sus escaparatespara promocionar otros productos relacionados con iniciativas propias?

Una buena estrategia de escaparate que sin duda podría haber ido un paso más allá para resultar un escaparate interactivo y dinámico, en el que el público invierta su tiempo y posteriormente se decida a entrar en la tienda. Transmitir la filosofía de la compañía y los estilos de vida que promueve resulta muy difícil sin contar historias. A través del digital signage nos hubiésemos encontrado con una propuesta dirigida a la participación del público (será interesante conseguir que el público espectador pase a ser público comprometido).