¿Eres capaz de ver la tele mientras caminas o bajas las escaleras?

Yo he hecho la prueba en casa, pero me ha resultado imposible. Quizá es que no tengo esa capacidad, por tanto no consigo ver la tele mientras camino.
Llevo unos días reflexionando sobre este tema debido a que hay ciertos rumores en el sector (no dejan de ser rumores, pero como ya conocemos la Ley del Rumor*, mejor reflexionar antes de que se conviertan en realidad) que apuntan a que El Corte Inglés se ha planteado poner pantallas en las escaleras mecánicas para sustituir a los actuales carteles.
Pueden darse dos situaciones:
  1. Que los contenidos sean muy buenos. En este caso recomiendo que se instalen unas colchonetas al final de la escalera mecánica.
  2. Que al ver una pantalla mientras caminas no tengas tiempo de ver el mensaje, e inmediatamente realices "zapping mental" para atender a las escaleras y continuar tu compra.
Imágenes de las escaleras y pasillos del metro de Londres

En el metro de Londres nos encontramos con pantallas en las escaleras mecánicas. Pero la diferencia es notable, ya que podemos observar que las pantallas te acompañan durante todo el trayecto, lo que en el caso de El Corte Inglés es un poco más complejo. ¿Cómo podrá Carlos Baute cautivar a los compradores si no les da tiempo de ver y escuchar el "todo en tus manos"? Si hemos invertido en Carlos, dejémosle que cautive al público a través de pantallas instaladas en lugares donde pueda desplegar todo su mensaje...

En este caso, el papel no ha muerto, está bien ubicado y cumple su función

Un buen ejemplo que podemos analizar es Harrods. Las pantallas están visibles tanto dentro del establecimiento, como antes de subir las escaleras o mientras las bajas, se trata de una ubicación más efectiva, que permite ver los mensajes adecuadamente ya que se puede ver desde múltiples puntos y accesos a las diferentes zonas del centro.


Las instalaciones de pantallas deben realizarse desde el punto de vista del público, para que pueda disfrutar de sus contenidos y que los anunciantes puedan impactar a ese público. Es una cuestión tan obvia como olvidada en la mayor parte de proyectos de digital signage. Busquemos lugares en los que tengamos audiencia, en los que esa audiencia agradezca el entretenimiento y la información comercial o publicitaria oportuna y relativa al tipo de cliente y a la actividad que tiene previsto desarrollar en ese entorno.

Los consumidores son personas normales, como tú y como yo. Ni miden tres metros, ni son capaces de ver la televisión mientras caminan. La profesionalidad en los proyectos de digital signage vuelve a llamar a nuestra puerta...

*Ley del Rumor: la cantidad de rumor que se propaga es directamente proporcional a la importancia del hecho y a la ambigüedad del mismo.