El Digital Signage crea experiencias de compra positivas

El digital signage es una herramienta eficaz para el marketing punto de venta, ya que funciona como elemento de comunicación clave para mejorar las experiencias de compra de nuestros consumidores.
En un informe publicado el pasado mes de marzo por Razorfish, Digital Outlook Report, podemos leer esa y otras afirmaciones interesantes como conclusión de un extenso estudio sobre la situación actual del mundo digital en el proceso de compra y en la experiencia de compra.
El estudio valora positivamente el digital signage y las redes digitales como medio para enviar la información oportuna en distintas zonas geográficas, a distintos perfiles demográficos y en diferentes horarios.
La posibilidad de comparación de precios que permite el digital signage, así como el conocimiento de ofertas, recomendaciones de productos, etc... permiten al minorista comprobar en tiempo real el impacto en las ventas de sus promociones, así como conocer mejor los hábitos, gustos y comportamientos de compra de sus clientes.
El digital signage, los dispositivos táctiles y los dispositivos móviles permiten la comunicación bidireccional, es decir, la participación activa del consumidor... una nueva generación en experiencia de compra. Cada carro de compra que sale de la tienda lleva consigo una información fundamental sobre el consumidor que la ha realizado; si tenemos en cuenta la medición de audiencia que permite el digital signage estaríamos hablando de un conocimiento perfecto de los universos de compra de nuestra tienda... y podremos demostrarle al cliente que conocemos sus necesidades, con ofertas personalizadas a cada perfil.
En el artículo que publica Christie Liu (Strategy Institute) en Digital Signage Today, se detalla un poco más el estudio de Razorfish, y nos explica la opinión de Christopher Gray, Saatchi & Saatchi X, que insiste en la necesidad de conectar emocionalmente con los consumidores en el punto de venta: "la emoción es lo que influye en el comportamiento del consumidor", lo que evidentemente es muy difícil de conseguir con la cartelería tradicional. A la vez se insiste en trabajar el digital signage con orden, para que los consumidores reciban la información de forma eficaz, es decir, que les resulte útil.