Los bancos y el público joven

Las entidades bancarias han hecho de las necesidades de los jóvenes todo un negocio. El pago de una vivienda, el coste de los estudios universitarios, la adquisición de su primer vehículo, o las actividades de ocio tales como viajes, festivales de música, etc., son algunos de sus principales gastos. Los bancos y cajas de ahorro lo saben bien y tratan de atraerles con ofertas y promociones dirigidas en este sentido.
De este modo, utilizan los regalos como reclamo y la exención de comisiones por mantenimiento y administración. Entre los regalos más comunes, los productos estrella son aquellos relacionados con la tecnología.

El público al que se dirigen se engloba en un segmento que abarca entre los 18 y los 30 años aproximadamente, con algunas variantes según el banco. Para ellos, se crean programas especiales que tratan de responder tanto a sus necesidades como a sus inquietudes. Es el caso de Banco Popular y su programa Club POP, para clientes entre los 18 y 28 años, que introduce novedades tales como una revista trimestral o un teléfono exclusivo para los miembros del club, según publica Expansión.

Las cajas de ahorro, por su parte, hace tiempo que ofrecen el famoso Carnet joven, dirigido a menores de 26 años. Éstos pueden disfrutar por medio de esta tarjeta de numerosos descuentos en los sectores más demandados por ellos: tiendas, cine, teatros, museos, música, tecnología, viajes…Además, sus ventajas se extienden a toda la Unión Europea.

Sin embargo, uno de los servicios más requeridos por los jóvenes clientes es la obtención de un crédito para la vivienda, por un lado, y los préstamos para estudios, por otro. Es por ello que los jóvenes universitarios se han convertido en el principal target de las entidades bancarias. Sin ir más lejos, el Banco Santander centra su oferta en los universitarios, a través del programa Voy a la universidad.


--
fuente: marketingdirecto.com