Cadbury instala seis vallas con 6.000 chicles pegados en cada una


 

Para dar a conocer su nuevo sabor cereza, la marca de chicles Bubbaloo, propiedad de Cadbury Adams, realizó una acción que combinaba exterior con street marketing y sampling, creada por JWT México.
 


En la ciudad de México se colocaron seis vallas (a la altura del suelo) con más de 6.000 chicles pegados en cada una que cubrían toda la superficie del anuncio. Los consumidores podían tomar muestras del producto y así se iba desvelando el mensaje de la marca:" Irremediablemente irresistible, nuevo Bubaloo CRZ (cereza)". Los chicles de cada valla tardaron en agotarse una media de cuatro horas.

"El reto de este lanzamiento consistió en demostrar lo irresistible del nuevo sabor cereza de Bubbaloo, dando a conocer de inmediato la innovación con un nivel de impacto alto que generara alta rotación a pocas semanas de su lanzamiento", declaró Vannya Martínez, directora de la cuenta en la agencia, en Produ.com.



--
Marketing News