Los directores de marketing, más responsables que nunca de los resultados económicos de la empresa, según un estudio

En este noticia de Marketing News podemos ver la importancia de los "numeritos". Como vemos, los resultados son lo que importan, así que se hace imprescindible dominar el negocio de forma global, aunque no sea el área más importante, es a la que se dirigen los esfuerzos.

20 de mayo de 2008 (01:00)

Olvídense de conceptos ligeros como la notoriedad de marca. El éxito de hoy en día de un director de marketing tiene que poder medirse en dinero contante y sonante. Este es el mensaje que Advertising Age extrae de la encuesta realizada a más de 200 directores de marketing por la firma Spencer Stuart.      


Debería parecer obvio que los directores de marketing influyen en las ventas  y los márgenes de beneficio, pero sólo hace un tiempo que para éstos sus principales objetivos eran el recuerdo de la campaña y la notoriedad de marca.
Cuando fueron preguntados por los cinco atributos que debe tener un director de marketing de hoy en día, el 65% de los encuestados citó la capacidad de influir en los resultados finales de la compañía. La orientación estratégica (44%) y la orientación hacia el cliente (33%) fueron a las siguientes respuestas más frecuentes.

"Refleja la presión que tienen estos profesionales por ser responsables de los resultados económicos por estar muy ligados con el negocio en sí", explica un consultor de Spencer Stuart en esta revista.

Sin embargo cuando se les pregunta por las áreas más importantes que un director de marketing debe "poseer" para conseguir éxito, la marca continúa situándose como la más importante, según el 92% de los encuestados.  El desarrollo de nuevos productos (58%) y la satisfacción y relación con los clientes (41%) completan el trío que lidera este ranking. Más abajo, las relaciones con la agencia (35%) y la imagen corporativa (25%). Sólo un 20% citan las ventas como un área importante que deba pertenecer a los responsables de marketing.  "Vemos una dicotomía entre marca y ventas, poro no creo que sean enemigos", afirma este consultor.