Visa busca un posicionamiento más cercano y divertido

Tan sólo dos años ha permanecido en los medios el hasta ahora actual eslogan de Visa, "Love every day" (Disfruta de cada día). La compañía de tarjetas de crédito ha decidido sustituirlo por Life flows better with Visa (La vida va mejor con Visa) en su nueva campaña paneuropea, que se emite desde el 24 de marzo. Este cambio simboliza un nuevo posicionamiento más "relevante" y "divertido", según la compañía, cuyo objeto es estrechar la relación con los consumidores. Detrás de esta estrategia también se esconde el deseo de lograr la misma repercusión que el principal competidor de Visa, MasterCard, con su ya popular "No tiene precio", plasmado en el claim "Hay cosas que el dinero no puede comprar. Para todo lo demás, MasterCard".


Saatchi & Saatchi y Mediadge:cia, agencias titulares de las cuentas de publicidad y medios de Visa, respectivamente, han estado involucradas en este proyecto, que en su primera fase se va a emitir en Reino Unido, Alemania, Turquía, Polonia y Grecia. Posteriormente se trasladará al resto de mercados europeos, entre ellos España. El plan de medios se concentra fundamentalmente en televisión, aunque también incluye inserciones en exterior, prensa e internet, además de una intensa actividad de relaciones públicas.

Mariano Dima, vicepresidente ejecutivo y responsable de marketing y producto de Visa Europe, ha constatado en Marketing Week que esta campaña simboliza la nueva proposición de la marca: cómo Visa puede contribuir a que la vida se más fácil, para lo cual resulta imprescindible sustituir el dinero en metálico por las tarjetas de crédito. El trabajo, en su opinión, "es deliberadamente irreverente y divertido y concluye con un serio mensaje de marca".

El spot muestra a un hombre perdido en medio del desierto después de su despedida de soltero. Está completamente desnudo y sólo cuenta con su Visa. A partir de aquí se narra su trepidante carrera contra el reloj hasta que consigue llegar a tiempo a la iglesia, todo ello, por supuesto, gracias a la tarjeta de crédito. Love every day fue el eslogan de la campaña difundida por Visa en 2006, la primera acometida por la marca a escala europea, en concreto, en un total de veintiún países. Los anuncios mostraban diferentes objetos cotidianos, como una barra de pan o un billete de metro, adquiridos con esta conocida tarjeta de crédito. Con ello se pretendió incentivar el uso de la tarjeta para cualquier tipo de compra y no sólo para la de artículos de un importe elevado.



--
Marketing News